Fotografías muy especiales y con mucho cariño para La Zanahoria,
que “cultivan con esmero y entusiasmo, respetando los ciclos de la vida sobre y bajo la tierra, cuidando con todo detalle todos y cada uno de los procesos desde la siembra, la cosecha hasta llegar a la mesa”.

En las imágenes se relata un día en el mercado, respirando el amor y la magia del trabajo en equipo.